Pousada Natureza                                                                          Morro de São Paulo
Morro de São Paulo
Vivir el Universo Natureza es una experiencia única.

:: Ilha de Tinharé - Morro de São Paulo ::

Morro de São Paulo queda en el Archipiélago de Tinharé-Boipeba, que está inserto en la costa del dendê, y está compuesto por 36 islotes, siendo que las principales son las islas de Cairu, Tinharé e Boipeba. Cairu es la sede del municipio y está ligada al continente por un puente. Oficialmente en el archipiélago de Tinharé- Boipeba hay solamente UNA ciudad, que es Cairu, (también sede del municipio), TRES "vilas", poblados menores, que son: Galeão, Gamboa y Vieja Boipeba, y SEIS poblados, Morro de São Paulo, Canavieiras, São Sebastião, Torrinhas, Tapuias y Garapuá.

Situada al norte de Cairu, con aproximadamente 400 km², la Isla de Tinharé es conocida desde 1531, cuando Martim Afonso de Souza la avistó y la denominó Tynharéa. Allí están los poblados de Morro de São Paulo, Garapuá, Gamboa e Galeão. En 1630, la isla abrigó un fuerte destinado a la defensa de Salvador y del Recóncavo Bahiano y, aún en la primer mitad del siglo XVII, una capilla, en lo alto de una colina, con la invocación a "Nossa Senhora da Luz" (Nuestra Señora de la Luz) en Morro de São Paulo, y la Iglesia de São Francisco Xavier, en Galeão. La isla conserva manchas de Mata Atlántica y manglares revisten su contra-costa.

Localizado en el extremo norte de la Isla de Tinharé es conocido internacionalmente, Morro de São Paulo es el principal poblado turístico del archipiélago contando con la mejor infraestructura de la región. Son innúmeras posadas y hoteles, de diversas categorías, además de restaurantes, tiendas, mercados, y varios otros puntos comerciales. Posee también dos pistas de aterrizaje para taxis aéreos y una gran área abrigada para anclar embarcaciones. Morro de São Paulo deslumbra ya desde la llegada. La mezcla de sus bellezas naturales, en el verde de su vegetación, que recubre el morro y en el azul de sus aguas cristalinas que reciben a los barcos en su muelle de entrada, con detalles de la historia brasilera, que es vista impregnada en el farol sobre una colina, en cuya base hay ruinas de una fortaleza, con paredón de 678 metros de extensión, prácticamente dentro del mar, construido en 1630, conjunto que compone una de los más singulares paisajes brasileros.

Una vez que usted está en el poblado de Morro de São Paulo, entrará en contacto con una realidad diferente, que le otorga toda la magia a esta isla. Congestionamiento?..Sólo si es cuerpo a cuerpo. Hay muy pocos vehículos en la isla, pues la entrada de éstos es limitada por ley, y los existentes circulan solamente por vías secundarias. Así es posible pasar varios días en Morro de São Paulo sin ver ni oír un automóvil. La mejor forma de conocer Morro de São Paulo es caminando, por sus playas y ruinas históricas. Las calles son de arena, lo que le da al local un constante aire playero. El poblado es rico en bellezas naturales así como en patrimonio cultural-histórico, además de ofrecer la mejor infraestructura de la Isla de Tinharé y poseer una vida nocturna playera muy apreciada por los turistas. Sepa más detalles de éstos puntos específicos en: Más info: La "Vila" - Las Playas - Paseos - Deportes - Restaurantes, bares y vida nocturna.

Todo el patrimonio histórico del poblado está aguardando una restauración, mientras tanto todavía es posible apreciar las ruinas existentes. Desde la antigua Casa del Capitán en lo alto, cerca del Farol; las dos baterías o fortines enterrados; las fundaciones de la primitiva Capilla de Nossa Senhora da Luz, construida en el primer cuarto del siglo XVII; restos de la Casa del Farolero; las ruinas de las grandes murallas que protegen el Fuerte hasta las ruinas del Fuerte del Zimberior.

Merece también una visita, la antigua fuente pública construida en 1746, que era destinada al abastecimiento de agua de los soldados y los moradores. La fuente existe hasta hoy, debidamente registrada por el Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional - IPHAN. La fuente tiene formato circular y está recubierta por una cúpula, en el local es conocida como Fonte Grande. En 1624, las aguas de Morro de São Paulo, de un azul cristalino, llegaron proteger los navíos que transportaban los efectivos comandados por el holandés Johan Van Dorth, antes de su entrada en la Bahía de Todos los Santos para conquistar la ciudad de Salvador. Un año más tarde, buscó abrigo en este local la armada de Bondewijh Hendricszoon que, al ser informado de la reconquista de Salvador por los portugueses, rumbeó para el norte.

Desde 1630, Morro de São Paulo contaba con una fortaleza y, en su fase áurea, con un efectivo militar de 183 hombres, que celaban por 51 piezas de artillería y una muralla de casi mil metros de extensión. Este conjunto es de relevante interés arquitectónico, con remanecientes de construcciones históricas, como la Casa de la Guarda, almacenes, Casa de los Oficiales, Casa del Capitán, capilla, Casa del Capellán, "paiol" (Bunkers o almacenes) y el farol construido entre 1850 y 1855, que sirve aún de baliza para la entrada en el canal de Taperoá.

El poblado se desenvolvió a partir de la fortaleza. En 1859, cuando fue visitada por D. Pedro II, el poblado poseía apenas 300 familias residentes. La fortaleza de Morro de São Paulo formó parte importante en el sistema defensivo de Bahía y, probablemente, de Brasil.

Hoy Morro de São Paulo lucha para restaurar todo el patrimonio histórico que fue erguido en el poblado, a fin de que sea posible ser apreciado por todos los visitantes y por la población local.

 

: : Ilha de Tinharé - Gamboa do Morro : :

El poblado de Gamboa do Morro está localizado en la parte norte de la isla, volteada para el canal de Taperoá, y es la localidad más próxima al Morro de São Paulo. Poblado originalmente de pescadores, cuenta con un atracadero donde permanecen ancladas las escunas y los barcos pesqueros de la región. La playa es linda y muy tranquila, visitada por tortugas marinas, tiene un mar de olas leves y arenas finas, salpicadas por barracas de playa. Ideal para deportes náuticos, por ser un área bien abrigada. Por la playa, en dirección al Morro de São Paulo, puede verse un paredón de arenas arcillosas.

 

: : Ilha de Tinharé - Garapuá : :

Al este de la isla de Tinharé, hay un pequeño poblado de pescadores, con algunas barracas de playa dispersan en esta gran ensenada dotada de millones de palmeras y manglares, mar de olas débiles, arenas blancas y finas. Óptima para baños tranquilos. Existen arrecifes de coral formando piscinas naturales y bancos de arena que permiten largas caminatas en la playa durante la marea baja. Son también atractivos turísticos, la Laguna de Garapuá, con cerca de 3 Km. de extensión, y la Capilla de São Francisco de Assis.

En el poblado además de la playa denominada Garapuá, existen también: el Cuadro, Pratigi y el Pontal o de la Barra. El Cuadro tiene un inmenso coqueral (palmeras), manglar, rocas y arrecifes que forman piscinas naturales. Los pescadores locales hacen pesca nocturna de langosta en estos sitios.

Pratigi es una playa muy buena para el baño ya que es casi desierta, cuenta con kilómetros de palmeras, y mar de olas leves. La última playa de la Isla de Tinharé es el Pontal o Punta de la Barra, donde el mar se encuentra con el Río del Infierno, provocando olas mayores, dividiendo las islas de Tinharé y Boipeba. Por lo general, cuenta con un mar de olas pequeñas y un vasto "coqueral".

 

: : Ilha de Cairu - Cairu : :

El nombre primitivo de la isla de Cairu era Aracajuru, “Casa del Sol” en la lengua indígena. Cairu surgió en el siglo XVI, durante el surgimiento del poblado de la Capitania de Ilhéus. Era una de las más importantes "vilas" de la Colonia. La sede fue elevada a la categoría de "Vila" en 1610 y, en 1938, a categoría Ciudad. En el siglo XVIII, era considerada la mejor y más segura morada de la región, donde fijaron residencia los primeros auditores y demás autoridades.

La sede del municipio de Cairu está localizada en la Isla de Cairu, que forma parte del Archipiélago de Tinharé-Boipeba, fue ligada al continente por un puente, hace aproximadamente 30 años. La ciudad está dividida en ciudad alta, donde la ciudad nació y la ciudad baja, que creció posteriormente. Es una ciudad que no creció mucho, y conserva bastante el aire de pueblo del interior, lo que le otorga una belleza especial.

En la ciudad alta existen monumentos co gran valor histórico, como la Iglesia de Nossa Senhora do Rosário, de 1610, situada en una elevación o colina volteada para el Convento de Cairu. Visitando la ciudad no se puede dejar de ver las imágenes de "Nossa Senhora do Rosário", "Nossa Senhora das Dores", "São José" e "São Miguel". Son también muy bonitas las ventanas "conversadeiras da sacristia", hechas de piedra de arenisca. Hay, todavía, un predio de la antigua prefectura, posiblemente del final del siglo XVIII.

Erguidos donde existía una pequeña capilla de invocación a Santo Antonio, están la Iglesia y el Convento de Santo Antonio, cuya fachada, precedida de una cruz de piedra, que se enfrenta el estrecho que separa las islas de Tinharé y Boipeba. Del lado izquierdo de la Iglesia de Santo Antonio están las ruinas del presbiterio de la Orden Tercera, que nunca llegó a ser concluido. El inicio de la construcción de este convento, erguido por los Capuchinhos, se remonta al 1654, un conjunto precioso de azulejos portugueses de los siglos XVII y XVIII existe hasta hoy. De los miradores existentes en el primer piso de abre una bella vista del mar y del campo.

En el inicio del siglo XVII, los franciscanos que recibieron, por donación, “la sesmaria de las doce leguas de Camamu”, construyeron en Cairu la Residencia de San Francisco Xavier y la Iglesia de San Ignácio.

En el inicio del siglo XVIII, la explotación de la floresta o "matas" pasa a rivalizar con la producción de harina en la región. Cairu era un tradicional abastecedor de harina para la capital. Es interesante citar que, durante tres décadas, Cairu contribuyó financieramente a la reconstrucción de Lisboa, arrasada por un gran terremoto en 1756. De ésta época data el surgimiento de quilombos creados por negros fugitivos. En 1870, el corte de madera era tan intenso e generaba tantos lucros que el gobierno precisó crear la función de Juez Corregidor de las Matas (puesto creado para protección de las florestas) para detener la explotación predatoria descontrolada. Veinte años más tarde, dada la ineficacia de ésta medida, la Corona resolvió designar como protegidas las áreas que restaban de matas o florestas, para estancar la deforestación desmedida en las islas.

Hoy el turismo en la ciudad de Cairu pertenece a visitantes que, estando hospedados en Morro de São Paulo, hacen paseos a fin de conocerla sede del Municipio y su patrimonio histórico, visto que las playas de Cairu no son buenas para bañarse. La "piaçava" es una de las principales actividades económicas de la ciudad, juntamente con el cultivo del clavo de la india, pimienta del reino y guaraná; la pesca y la remanecente construcción naval.

........................................................................................................................................................................................................................................................................

: : Ilha de Boipeba - Boipeba : :

El nombre Boipeba es de origen tupi mboi-peba, “cobra chata”, posiblemente una referencia a la tortuga marina o a una especie de cobra que, cuando esta irritada achata el cuerpo, sobretodo el cuello. Localizada al sur de Tinharé, la isla cuenta con los poblados de Velha Boipeba, Moreré y São Sebastião, este último también conocido como Cova da Onça (cueva del Jaguar). En la Vieja Boipeba, esta localizada la Matriz del Divino Espíritu Santo, de inicios del siglo XVII, y en San Sebastián la Iglesia de San Sebastián, inicio del siglo XX.

El acceso a la isla se hace en barco, partiendo de Morro de São Paulo, Valença o Torrinhas y desembarcando en el Poblado de Vieja Boipeba. Primero y principal poblado de la isla de Boipeba, el poblado de Velha Boipeba, fue fundado a los márgenes del Río do Inferno, es la sede del distrito de Boipeba. La base económica de la población es la pesca y el turismo. Posee posadas, bares, restaurantes y barracas de playa.

Boipeba posee bellísimas playas. Son diversas playas para todos los gustos. La Playa de Velha Boipeba esta formada por una mezcla de las aguas del Río do Inferno con las aguas del mar, posee varias barracas de playa y, es una de las playas más agitadas de la isla.

Como en Morro de São Paulo, en Boipeba también hay una 1ª. Playa, que está situada entre la Vieja Boipeba y Tassimirim. Es una playa pequeña y de olas débiles. Después viene la Playa de Tassimirim, una playa con vegetación, plantación de palmeras de coco, y olas pequeñas, cuando hay marea baja se forman piscinas naturales entre los arrecifes que afloran en la playa. Existen algunas posadas en las proximidades. Es uno de los puntos de desova de tortugas marinas.

La Playa de Cueira es una de las más bellas playas de Boipeba. Desierta, con una larga faja de arena y mar de olas leves, protegida de lejos por arrecifes de coral. Excelente para baño, independientemente de si la marea está alta o baja, es ideal para pasar el día sólo tomando sol o leyendo un buen libro.

:a Playa de Moreré es una ensenada de aguas tranquilas, con arrecifes de coral cerca de 500 metros de playa, donde se forman piscinas naturales. El área es ideal para la práctica de buceo. Un banco de arena permite largas caminatas cuando hay marea baja. Es una playa dotada de vastos palmeras de coco y vegetación densa. Palmeras “gemelas" son una atracción a parte. Existen restaurantes típicos en el pequeño poblado de Moreré.

En secuencia es posible llegar hasta la Playa de Bainema, también de aguas tranquilas y plantación de palmeras. Está situada en la misma ensenada de la Playa de Moreré. Cuando hay marea baja, se forman piscinas naturales. Allí se pescan rayas, carapebas, bagres, xaréus, caballas, pescadas, pambos y tainhas, entre otros peces.

Las dos últimas playas de la isla son la Playa de la Ponta dos Castelhanos y la Playa de São Sebastião. La "Ponta dos Castelhanos" es una playa desierta y como las otras llena de palmeras y protegida por arrecifes de coral. En el fondo del mar, reposan hasta hoy los restos del navío español Madre de Dios, naufragado en los primeros años de la historia de Brasil. De allí el nombre "Ponta dos Castelhanos". El local es apropiado para el buceo, sin infraestructura turística es un punto de desova de tortugas marinas. La Playa de São Sebastião o Cova da Onça (que significa "cueva del jaguar"), está en frente al poblado con el mismo nombre, próximo a la desembocadura del Canal del Río de los Patos. Con aguas tranquilas, cuando hay marea baja es posible caminar hasta la Ponta dos Castelhanos.

 

 

Hotel Pousada Natureza - Morro de São Paulo
Boutique Gourmet Spa & Club de Vela Deportes Náuticos
Vila de Morro de São Paulo – Bahia - Brasil
t.: (55) (75) 3652 1044 f.: (55) (75) 3652 1361
e: contato@hotelnatureza.com